"Queremos prevenir de la mejor manera posible"

Estas son las claves del proyecto "Yo sé lo que quiero" en la voz del profesor Pablo León

16 de Junio de 2021

Conversamos con el profesor Pablo León para conocer un poco las características y el sentido del programa “Yo sé lo que quiero”, que trabaja la prevención del consumo de alcohol y drogas entre nuestros alumnos de séptimo básico. ¡Aquí todos los detalles! 

¿De qué se trata este proyecto y cómo nace? 

El programa "Yo sé lo que quiero" nace del programa internacional llamado Unplugged, implementado exitosamente en Europa, cuyo principal objetivo es la “Prevención del consumo de sustancias de abuso en adolescentes”, basado en evidencia, y que en la actualidad fue adaptado al contexto nacional y tratará sobre la prevención de consumo de alcohol, marihuana y tabaco en escolares de nuestro país.

Durante este año 2021, el programa "Yo sé Lo que quiero" está siendo implementado en el nivel de séptimos básicos en nuestro colegio. Uno de los problemas que nos encontramos cuando queremos hacer prevención es que existen pocos estudios a nivel nacional que evalúen la efectividad de programas preventivos para ser implementados en establecimientos educacionales. Entonces, muchas veces actuamos como dando “palos de ciego”, haciendo cosas con mucha buena voluntad, pero sin evidencia de si eso funciona o no. Lo interesante que tiene este proyecto es que es un programa que ha demostrado efectividad en varios países y nosotros estamos colaborando a que sea validado también en Chile. De ahí la preocupación de entregar herramientas a nuestros alumnos para ayudarles a prevenir. Nuestro colegio ha decidido formar parte de esta desafío, ya que siempre ha estado a la vanguardia en la formación de nuestros alumnos.

 

"El objetivo está claro, saber prevenir y acompañar para no tener que lamentar"

¿Por qué es importante que exista? 

Hoy en día, en Chile, un 14% de los estudiantes de 8º básico consume regularmente alcohol, consumo que por la etapa de desarrollo en la que se encuentran tiene consecuencias graves. Eso convierte al consumo de sustancias en uno de los mayores problemas de salud pública que tenemos en los adolescentes. Aplicar un programa como este, en 7º básico, es decir antes de que se inicie el consumo brindará a nuestros estudiantes mejores herramientas de prevención y por supuesto será un gran aporte, no solo al colegio, si no que a la comunidad entera. 

 

¿Qué desafíos tiene esta iniciativa?

El primer desafío es para los mismos estudiantes. Antiguamente se creía que para prevenir el consumo de drogas bastaba con entregar información sobre lo dañinas y peligrosas que son. Hoy sabemos que eso no basta, hay que desarrollar las competencias  que le permitan al adolescentes rechazarlas. En ese sentido, este programa exige de ellos ser sujetos activos. No es una charla que pasivamente escuchan sobre las consecuencias del alcohol, por el contrario ellos son los protagonistas. Tendrán que esforzarse por adquirir habilidades que no tenían, en definitiva los ayudará a madurar. 

Un segundo desafío es para todos los profesores, ya que el próximo año deberemos ser nosotros quienes implementen el programa en las aulas. El año pasado asistimos a una capacitación. Este 2021 acompañaremos en todas las sesiones  a la psicóloga de la U. de los Andes en la realización de las distintas dinámicas con nuestros estudiantes. Aprenderemos a hacerlo. Sin lugar a dudas, este programa está lleno de oportunidades para mejorar y formar de mejor manera a nuestros alumnos.

 

"Nuestro colegio ha decidido formar parte de esta desafío, ya que siempre ha estado a la vanguardia en la formación de nuestros alumnos"

¿Qué compromiso requiere?

El compromiso es de todos, colegio, familias, docentes, alumnos, etc. Está toda la comunidad Tabancureña alineada con un fin único, prevenir de la mejor manera posible, sobre todo en los tiempos difíciles que estamos viviendo en la actualidad.

¿Cuál sería tu invitación? 

La invitación es a seguir aprendiendo y preparándonos para que en el futuro, hacernos cargo como formadores de implementar el programa con nuestros alumnos. De ahí la gran importancia de acompañar a la monitora de la Universidad de los Andes cada semana en la hora de formación con nuestros niños.