Respondió 7 preguntas

El perfil del profesor Nelson Figueroa: "La vocación es el amor por lo que haces"

15 de Abril de 2021

Desde el año 2016 el profesor Nelson Figueroa del Departamento de Matemáticas, arribó con toda su energía y entusiasmo a nuestro Colegio. En la siguiente entrevista, el docente destacó la importancia de su trabajo como formador y aseguró  que fue en nuestras salas de clase donde encontró su proyecto de vida. 

¿Por qué te entusiasma trabajar en el Tabancura? 

Creo que eso partió desde la primera entrevista que tuve en el año 2016 cuando el profesor Franklin Escobar me contactó ya que había recibido mi curriculum. En esa oportunidad me contó varias cosas del colegio como la cultura potente que poseía,  la orientación católica, la valoración que daban a la familia como primeros formadores y al trabajo de los profesores como ayuda en este proceso, el profesionalismo que exigían, la seriedad de la institución y la importancia que daban también a nuestras familias (me refiero a la de los funcionarios). Luego, en la entrevista con Don Santiago Baraona y Manuel Uzal se reforzó todo lo anterior y me hablaron con mucha franqueza de lo  que se esperaba de un profesor del Tabancura. Esas conversaciones me llevaron a pensar que acá, más que un trabajo podía encontrar un proyecto de vida y en estos 5 años ha sido así. Es impresionante como el trabajar en el Tabancura impacta también en nuestra vida personal.
Otro aspecto es el trabajo en equipo y calidad de profesionales que he podido conocer en diferentes áreas y sobretodo en el departamento de matemáticas.

¿Qué es lo que te gusta de ser profesor? 

Casi todo jaja. Pero podría destacar la posibilidad de enfrentar el desafío de ayudar a los estudiantes a comprender y dominar los contenidos matemáticos que tratamos en clases, la posibilidad de llegar a despertar en ellos el amor por esta disciplina. También el tener que reinventarse siempre, el hecho de ayudar a cada estudiante en su proceso formativo a fin de poder ayudarlos en su crecimiento personal, el conocer cada año a una nueva generación. El trabajo de profesor es muy poco rutinario y está lleno de imprevistos que te ponen a prueba en lo académico y a nivel personal también.

"Me gustaría que me recordarán como aquel profesor que los ayudó a descubrir o confirmar su gusto por las matemáticas"

¿Por qué es importante tener vocación? 

Porque la vocación te da ese valor agregado que no es solo racional. Es lo que te mueve a levantarte cada mañana a dar lo mejor y hacer tu trabajo con alegría, entrega y profesionalismo. La vocación es el amor por lo que haces. A veces, como en mi caso, la encuentras desde muy joven y es lo que te mueve a estudiar una carrera ligada a la educación, pero me ha tocado conocer muchas personas que por diversas situaciones han terminado de profesores de manera circunstancial y en ellos se despierta el amor por este trabajo a tal punto que se especializan para dedicarse a esto el resto de su vida. 

No se puede ser profesor sin tener vocación, ya que esto también es lo que te lleva a querer seguir progresando, aprendiendo y perfeccionándose  para hacer mejor tu trabajo (de manera formal, por tu cuenta mediante lecturas o apoyándote en tus colegas). En eso también debo reconocer lo revelador que ha sido para mí ver a muchos de mis colegas con más experiencia adaptándose a tantos cambios. Ahí se puede ver también la vocación. 

¿Qué desafío tienes día a día con nuestros alumnos? 

Primero ser consecuente y justo. Es impresionante la importancia que tiene para nuestros estudiantes que el profesor sea justo. Cuando comprenden que a pesar de que a veces debas ser duro al llamar la atención o corregirlos cuando se meten en problemas, estás buscando ayudarles a crecer, aplicando en esa corrección criterios adecuados y justos, su disposición hacia el trato contigo y tu clase se vuelve de mucho respeto y colaboración.

Otro desafío que me plantean nuestros estudiantes es en el aspecto del conocimiento y la preparación de las clases. Los chicos quieren tener buenas clases, quieren que el profesor domine los contenidos y que si alguna vez no sabe la respuesta llegue a la clase siguiente con ella.

"Más que un trabajo podía encontrar un proyecto de vida y en estos 5 años ha sido así. Es impresionante como el trabajar en el Tabancura impacta también en nuestra vida personal"

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar enseñando? 

El que a veces crees que ya diste con la fórmula del éxito para enseñar cierto contenido en un nivel determinado y al cambiar de año o incluso al pasar de un curso a otro te das cuenta de que esa fórmula solo fue así de exitosa en ese momento y debes volver a repensar todo.  Creo que lo mejor de trabajar enseñando se vive en el aula y cada día ofrece una experiencia distinta.

También disfruto mucho el analizar los errores junto a mis estudiantes y también junto a mi equipo en matemáticas. Ver las causas que llevan a cometer ese error es un gran ejercicio intelectual para los niños y para uno como profesor.

¿Cómo te gustaría que te recuerden en unos 20 años más? 

Bueno en 20 años más, espero aun poder estar vigente y trabajando en el Tabancura, quizás dando mis últimos años y haciendo clases a hijos de algunos exalumnos. Pero si no me toca estar, incluso si ya no estoy en este mundo, me gustaría que me recordarán como aquel profesor que los ayudó a descubrir o confirmar su gusto por las matemáticas y por aprender en general.  Un buen profesor que cuando era necesario los retaba fuerte, pero que estaba disponible para escucharlos cuando lo necesitaban.

"Disfruten de cada clase, tanto de las asignaturas que les resulten fáciles como de aquellas que les cuenten más y eso se extenderá inevitablemente a todos los ámbitos de su vida"

¿Qué invitación le darías a tus alumnos para que se motiven a seguir creciendo y aprendiendo? 

Uno de los grandes placeres del ser humano está en resolver problemas, en entender un proceso, en aprender algo nuevo. Esa sensación es increíblemente agradable, te hace sentir vivo, sube tu autoestima. Por un instante eres dueño del mundo. Por eso mi invitación es a que disfruten del colegio, de cada momento en el que puedan aprender algo nuevo. Disfruten de cada clase, tanto de las asignaturas que les resulten fáciles como de aquellas que les cuenten más y eso se extenderá inevitablemente a todos los ámbitos de su vida.