Además palabras de la apoderada Francisca Montalva

[VIDEO] Desde nuestras casas celebramos a nuestros profesores en su día

15 de Octubre de 2020

¡Feliz día del profesor! 

Reinventarnos, en estos complejos tiempos de distanciamiento y teletrabajo, ha sido un gran desafío para todos. Y en esto tenemos un gigantesco ejemplo a seguir: nuestros profesores. Aun con sus propios problemas, sumados a la repentina necesidad de enseñar remotamente, han logrado con creatividad y constancia sacar adelante de la mejor manera posible la educación de nuestros niños.

Si bien esta pandemia ha traído dolor y sufrimiento, también nos ha hecho ver la vida de otra manera, haciendo a un lado el velo de lo accidental para aprender a ver lo esencial que yace detrás. Y es así como hemos podido ver con claridad el motor que mueve a los profesores del Tabancura: el amor por sus alumnos. Esa ha sido, es y será siempre la verdadera motivación y vocación de nuestros profesores. Los padres del colegio así lo hemos visto y no hay métrica capaz de reflejar cuánto lo valoramos. Cómo no recordar aquella frase inscrita para siempre en la memoria colectiva de los chilenos, que dijo el Papa Juan Pablo II a los jóvenes en el Estadio Nacional, en 1987: “El amor es más fuerte”. Hoy siendo un santo, sus palabras nos confirman que, especialmente en momentos de crisis, el amor todo lo puede. Y de ahí se entiende lo que han logrado nuestros profesores, quienes han entregado de la mejor manera posible no sólo sus conocimientos académicos, sino que también un importante apoyo humano para cada uno de sus alumnos. En tiempos difíciles, se ve con más claridad que nunca el que los niños se sientan queridos como lo esencial en la educación.

"Aun con sus propios problemas, sumados a la repentina necesidad de enseñar remotamente, han logrado con creatividad y constancia sacar adelante de la mejor manera posible la educación de nuestros niños"

En el Tabancura se vive la misión del buen maestro, aquel que aborda a sus alumnos de manera integral y desde el cariño, para desarrollar el diverso potencial de cada uno de ellos. Innumerables son los ejemplos que se podrían dar de cómo los profesores tratan de ver en cada niño su propia individualidad, como únicos, ayudándolos a descubrir por sí mismos su vocación y su llamado. Es un cariño con exigencia, una exigencia basada en la valoración de cada persona. Es porque quieren a sus alumnos que buscan sacar lo mejor de ellos, respetando su esencia y misión para que logren ser la mejor versión de sí mismos.

Si bien todos sabemos que los primeros educadores de los hijos somos nosotros los padres, somos eternos agradecidos de poder trabajar en equipo con personas que también los educan desde el cariño, para así juntos poder sacar lo mejor de los niños e ir descubriendo el tesoro inmenso que hay en cada uno de ellos. Y porque entendemos que la educación es también el aprendizaje de cómo darnos a los demás de la mejor manera posible, agradecemos el poder trabajar junto a nuestros profesores para que cada uno de los niños pueda contribuir en la construcción de una sociedad mejor desde su propia vocación y misión.

En este último tiempo, a pesar de la distancia, los profesores no han dejado de sentirse cerca de sus alumnos y se la han jugado hasta el extremo por ellos. Sin embargo, este tiempo también nos ha enseñado (o quizás, corroborado) que la educación remota nunca podrá reemplazar la riqueza de una clase presencial. Por esto, es imposible no mencionar el esfuerzo de haber tomado la delantera en abrir el colegio para comenzar con las clases presenciales de acuerdo con la normativa sanitaria correspondiente. Sabemos que para los profesores significa una ardua tarea e implica mucho esfuerzo y trabajo el poder adaptarse a las diversas exigencias y protocolos.

 "A pesar de la distancia, los profesores no han dejado de sentirse cerca de sus alumnos y se la han jugado hasta el extremo por ellos"

Queridos profesores, no se imaginan cómo se valora todo el esfuerzo que han hecho para poder abrir las puertas del colegio y entregarles a nuestros niños esa alegría de volver que hemos visto reflejada en sus rostros estas últimas semanas.

En el día del profesor, especialmente en este 2020 en el cual el colegio cumple 50 años, los padres tomamos la oportunidad para darles las gracias a los profesores del colegio, no sólo por este año, sino que por todo lo que han realizado todos y cada uno de los profesores que han pasado durante este medio siglo por el Tabancura. Gracias por el trabajo, la dedicación, la preparación y el cariño puestos en cada clase. Gracias por toda la entrega en la formación académica de nuestros hijos y, especialmente, agradecemos la dedicación en su formación como personas y como cristianos, que es el trabajo que ayudará a que nuestros hijos alcancen el mayor fin que para ellos esperamos: la santidad.

¡Feliz Día del Profesor!

Francisca Montalva

Mamá IV medio